“Cuando ves una persona bailando pero no escuchas la música, te parece incomprensible esa persona, incluso te puede parecer completamente loca con tantos movimientos tan raros.
Solo cuando escuchas la música puedes entender a la persona que baila”.

lunes, 26 de septiembre de 2011

VII Puyada Oturia



Estas fueron las primeras palabras que oí al despertar a las 5 de la mañana. Era el día. Ese día que tanto tiempo llevaba esperando y que, conforme se acercaba el momento, mas nervios tenía a que llegase. Por todos es sabido que la Puyada no es una carrera cualquiera. Sus 38km y 2200mD+ te pueden dejar tirado en cualquier momento en caso de no saber regular bien tus fuerzas y energías. Y, como todas las pruebas largas, tiene su muro. Pero esta vez es real. Una vez pasado el km35, cuando estamos acariciando Sabiñánigo, aún nos quedan por ascender 150mD+... El secreto, llegar "vivo" al km32, donde se encuentra el último avituallamiento. Y con esa idea voy a correr. Llegar vivo al 32...


Cuando llegamos a Sabiñánigo a las 7:15 pasamos un poco de fresco y recogiendo los dorsales empezamos a saludarnos amigos y conocidos. Los nervios son generalizados. Después de unas cuantas fotos de equipo, a las 8:30 se da la salida. Yo, mientras atravesaba la puerta de Pirenarium, no era consciente de lo que esperaba por delante. Hablo un poco con Mario y me comenta que voy bien y que sea consciente de lo que espera por delante. Que no tenga prisa y que todo llega. La noche anterior llovió intensamente en la zona por lo que íbamos a encontrar barro y el terreno muy húmedo. En San Pedro me dicen que el primero sólo me saca 7'. "Ahora en la bajada al rio Basa lo pillo" (había que ponerle un poco de humor a la mañana). Las subidas duras las hago andando y, en cuanto la cosa llanea un poco, troto (que no corro, que son dos acciones diferentes). Llego al primer avituallamiento sólido de la carrera, que esta en el Rio Basa. Mi sorpresa es que tienen geles y, aunque yo llevo un buen cargamento, prefiero ahorrar un poco que nunca se sabe lo que puede pasar. Me tomo el gel, un trozo de plátano y me hidrato convenientemente. Cruzo el rio Basa. Ahora empieza la primera parte dura de la carrera. En unos 11km subiremos mas de 1000m. Vale, es el doble de distancia que un KV, pero hay que estar ahí para subirlos... Llego a Osán y en San Román me refresco bien, cambio el agua de los bidones, y a seguir con la subida. Esta se hace larga, muy larga. Sólo miro el Garmin para ver la altura a la que estamos, los metros pasan muy despacio... ¡Por fin Santa Orosia!¡Pero si hace un año también subimos! Estamos en el segundo avituallamiento sólido de la carrera, asi que caen un par de trozos de plátano, un gel de los mios y bastante agua e isostar. Lleno los bidones que subiendo se han quedado secos y a por lo que queda de subida. Al principio es suave, por pista y con vacas como espectadoras de lujo. Pero cuando dejamos la pista para enfilar la subida a Oturia, la cosa se pone bastante vertical. Manos a las rodillas, cabeza gacha y a conseguir un ritmo constante. ¡Si voy trotando! La subida ha suavizado mucho y he empezado a correr un poco. Y asi hago cima en 3h25'.

Bufff... si aún quedan 18km... Vale, son de bajada, pero aún así hay que ir controlando. La primera parte de la bajada es muy vertical. Bajo en tercera y en el avituallamiento que hay antes de empezar el bosque me hidrato bien y me como una barrita de potasio y magnesio. Llevo bastante rato corriendo y lo normal es que empiecen a llegar calambres. Sigo bajando hasta que en el km23 me voy al suelo. Nada grave. Un golpe en la parte interior del pie izquierdo y rasguño en la rodilla que sangra pero que no es nada.


Cruzando Satué mis ojos ven una fuente. ¡Qué lujo! Me quito el Buff, lo meto bajo el agua, meto mi cabeza, bebo unos buenos tragos... y a los 2' llego al avituallamiento. Allí estaba mi padre. Como, bebo, me tomo otro gel de los mios y a seguir la marcha. En Isún hay otra fuente y repito la jugada de Satué. Tengo alguna que otra laguna de la carrera, pues pasé momentos en los que la mente no estaba y simplemente corría. Era como cuando te quedas traspuesto viendo la tele después de comer, te despiertas sobresaltado y sólo han pasado 30"... Pues parecido.
Y llegamos al lugar del objetivo. Km32, último avituallamiento. Hago una valoración de daños: algo de sangre en la espinilla, un leve dolor en la rodilla de la herida, los cuádriceps doloridos y algo de dolor por el glúteo y el piramidal. ¡¡Si vas genial!! El objetivo estaba conseguido. Tal y como estaba, no iba a tener ningún problema en afrontar "el muro". Me como otra barrita de K y Mg y a darle. Voy corriendo mas de lo que esperaba y al llegar al desvío me tomo una FasterBar. Quizá ya no haga nada ni sirva de mucho al cuerpo, pero en el tema psicológico me va a ayudar. A la que me doy cuenta, estoy en la carretera afrontando el que hasta la fecha ha sido el kilómetro más largo de mi vida.


Con mi entrada en Pirenarium se genera un gran escándalo. Soy el único sarrio que queda en carrera y el resto ya lleva unas cuantas cervecicas en el cuerpo. Me marco un "vuelo" en mi momento de gloria y paro el crono en 6h16'. Cansado, no muy jodido y contento, muy contento. Álvaro, que salía en plan tranqui ha hecho 5h... ¡¡casi ná!! Allí todo son felicitaciones, y las caras de sufrimiento han pasado a ser sonrisas y apretones de mano. Me quedo con el abrazo con Mario, como comenté para noviembre, dejaba el GTACAM, pero me llevaba muy buenos amigos, que al final es lo que cuenta.

¡Se me olvidaba! ¡Qué se disputaba el Cto. de Aragón de Clubs! ¡¡Los Sarrios 3º!! Todos y cada uno de los componentes del equipo han sufrido lo suyo y fruto de ese sufrimiento se ha recibido la recompensa. ¡Y Toño Muro 2º en la Media de la Puyada! ¡¡Felicidades!!




- FOTOS -

3 comentarios:

carrera por pineta dijo...

Enhorabuena tio, ahora si que te has licenciado de verdad.

Almasy dijo...

Grande, grande, muuuuuuuuuuuuuuuuy grande!!!

Anónimo dijo...

"...Pero el peón está allí de pie, en su frágil casilla. Y esa casilla se convierte de pronto en una razón para luchar, en una trinchera para resistir y abrigarse del frío que hace afuera. Esta es mi casilla, aquí estoy, aquí lucho. Aquí muero. Las armas dependen de cada uno. Amigos fieles, una mujer a la que amas, un sueño personal, y una causa, un libro. Cómo reconforta, colega, mirar a un lado y ver en otra casilla a otro peón tan solo y asqueado como tú, pero que se mantiene erguido..."

P.D. ENHORABUENA!!! y GRACIAS, me encanta encontrarte en todo tipo de carreras.